Sunday, May 19, 2024
HomeBaseballAnálisis de transacción: Los Angels se quedan con Ohtani y añaden a...

Análisis de transacción: Los Angels se quedan con Ohtani y añaden a Giolito


Picture credit score: Kirby Lee – USA Right now Sports activities

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Los Angels de Los Ángeles envían al C Edgar Quero y al LZ Ky Bush a los Chicago White Sox a cambio del LD Lucas Giolito y el LD Reynaldo López.

En Charlie y la fábrica de chocolate, el vástago de la indigente familia Bucket encuentra una moneda de cincuenta peniques en la calle. Es pleno invierno, y el padre de Charlie acaba de ser despedido de la fábrica de pasta de dientes—como siempre, Roald Dahl es poco sutil sobre este punto, con el monólogo inside señalando: “significaba COMIDA”. También significaba la posibilidad de participar en el sorteo promocional de Willy Wonka y ganar la oportunidad de visitar su fábrica mediante la compra de una barra de chocolate. No es necesariamente un buen uso de los recursos, pero es un impulso comprensible. La barra de chocolate no contiene el billete dorado que Charlie busca, pero lo atribuye a la mala suerte y sigue adelante con su vida. La novela termina así, con los Bucket hundiéndose cada vez más en la penuria caricaturesca.

Excepto que Charlie compró otra barra de chocolate.

Otra representación de las decisiones de los Angels el miércoles, cerrando el sorteo de Shohei Ohtani y luego intercambiando su mejor prospecto en poco tiempo:

Esta no es una transacción que vaya a ser explicada por la sabiduría convencional. No le pidas a un rastreador de valor comercial su opinión. Pero tampoco se trata de eso. Los Angels tienen a Shohei Ohtani y Mike Trout en este momento. Cuando eso termine, no volverá a suceder. No sólo para los Angels, sino para toda la MLB. Esto simplemente no es algo que suceda. La gente todavía habla de los Yankees de Babe Ruth/Lou Gehrig, o de los Giants de Willie Mays/Willie McCovey.

Hay definitivamente un mundo donde los Angels no alcanzan la postemporada, pierden a Ohtani, y ven a Quero convertirse en una estrella para los White Sox. ¿Pero a quién le importa? ¿Por qué serán conocidos los Angels en el próximo lustro, aparte de ser el membership que aún tiene a Trout, pero que arruinó todo lo demás? ¿Qué ofrece un receptor que compita con Logan O’Hoppe en términos de valor futuro que otro mordisco a la oferta de Ohtani no podría darles una docena de veces? (Esto no es un comentario sobre el potencial de Quero, sino más bien la realidad de lo que el alcance del superestrellato internacional de Ohtani proporciona a cualquier equipo que lo contrate).

Para ser claros, las posibilidades de que los Angels retengan a Ohtani este invierno (parecen) seguir siendo remotas. Pero serían absolutamente nulas después de intercambiar al jugador de 29 años, y francamente no es la cosa más loca del mundo para el gerente basic de los Angels Perry Minasian pensar que un boleto a la postemporada podría inducir una ruptura temporal con la realidad en Ohtani que resulte en que firme nuevamente. Los Angels ya lo ficharon una vez, para gran sorpresa suya, y a nivel puramente private no es que los Angels hayan hecho nada para ganarse su rencor.

Obviamente, ganar es importante para alguien como Ohtani, y para la mayoría de los jugadores. Pero el legado, los logros personales, el management sobre la propia trayectoria y muchas otras cosas, además del éxito del equipo, influyen en que alguien sea feliz en un equipo. Ha sido como jugador de los Angels que Ohtani se ha convertido en el jugador de béisbol más famoso de esta generación, donde un experimento de jugador bidireccional ampliamente cuestionado tuvo un éxito más allá de los sueños más locos de nadie (excepto quizás los suyos propios). Los Angels han dado confianza a Ohtani, y él la ha pagado con creces. Ohtani dijo que los Angels no debían rendirse, que debían pisar el acelerador, y una última vez el equipo depositó su confianza en él. Quizá eso acabe importando más de lo que se piensa.

Independientemente de lo que ocurra en la agencia libre este invierno, queda media temporada por delante y los Angels parecen más preparados que ayer para ir a por todas. Giolito no es el cohete de hace unos años: ha perdido un poco de velocidad, ha pasado de ponchar a un tercio de los bateadores a una tasa de ponches cercana a la media de la Liga, y tiene un DRA- de 101. También tiene un ERA de 3.79 y ha lanzado 461 y ⅓ en las últimas tres temporadas, el 16º mejor de la MLB. Ohtani es el único Angel que acumula al menos 400 innings en ese lapso—o 350. En el mejor de los casos, este movimiento coincidirá con un período de lista de lesionados fantasma o una relegación al bullpen para Tyler Anderson, quien se ha quedado sin espacio para recomponer las cosas en el montículo a medida que el tiempo se agota en Anaheim.

López, al igual que Giolito, será agente libre cuya carrera llegó a su apogeo demasiado pronto; el ERA de 2.76 del año pasado ha aumentado a 4.29, aunque las métricas avanzadas ven menos disparidad. Aún así, casi triplicar la tasa de caminatas de un año a otro (a 12.4%) siempre va a ser una preocupación. Al igual que Giolito, López ha pasado muy poco tiempo de su carrera lesionado; pasó de ser un caballo de batalla en la rotación a un brazo confiable en el bullpen. El WHIP de 1.31 este año es una reminiscencia de sus turbulentos días como abridor, pero la profundidad del bullpen es la profundidad del bullpen.

¿Hace este movimiento a los Angels mucho mejores? Desde luego que no, pero sí los hace mejores: más consistentes, menos susceptibles a las vicisitudes de las lesiones y el bajo rendimiento, y con una ventaja significativamente mayor en caso de que alguno de los lanzadores aquí presentes retroceda positivamente. En resumen, los Angels se comportaron como equipo contendiente, algo que nunca han hecho en una fecha límite en la period Ohtani. Quizás oponerse a eso sea complicar demasiado las cosas.

Prospectos

Edgar Quero fue prospecto High 101 al inicio de la temporada, y su rendimiento en la Liga del Sur—tras saltarse clase A-alta—le colocó en el puesto 37 de nuestro reciente High 50 de mitad de temporada. La mayor parte de su tiempo en Rocket Metropolis se ha enfrentado a la bola pre-manipulada, por lo que los números de primera línea serán difíciles de analizar. Se ha visto bien en la caja de bateo durante esta agresiva asignación. El receptor ambidiestro tiene un golpe directo y potente desde el lado izquierdo aunque no es tan impulsivo como podría parecer. Desde el otro lado, es un poco más nivelado, con medio grado menos de velocidad de bateo, pero su swing diestro no está tan lejos. Quero no tiene mucho poder, pero su enfoque y la fuerza física debe permitir 20 cuadrangulares durante su pico. Ha mejorado detrás del plato este año, y aunque eso no lo hace asegurar su plaza como receptor, es un buen atleta detrás del plato y ha hecho progresos en su recepción, especialmente en la parte superior de la zona. La fuerza de su brazo está por encima de la media. Quero fue uno de los prospectos más difíciles de analizar para nosotros a principios de este mes debido al salto de nivel y al contexto de la liga, pero sigue siendo un potencial buen receptor primando su bate.

Ky Bush se ha perdido la mayor parte de la temporada con una distensión en el oblicuo, pero cuando se encuentra saludable, el lanzador de 23 años de edad cuenta con tres lanzamientos promedio con un poco de engaño desde el lado izquierdo. Tal vez sólo hay un cuarto abridor en ciernes aquí a pesar de ser el quinto mejor prospecto de los Angels al inicio de la temporada—pero Bush está muy cerca de estar listo para las Grandes Ligas.

Thanks for studying

This can be a free article. For those who loved it, think about subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions help ongoing public baseball analysis and evaluation in an more and more proprietary surroundings.

Subscribe now



RELATED ARTICLES

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments